Con corazón… y con alma

Leí -y me gustó mucho- el artículo que me pasó Juan, en el que realiza un análisis muy detallado de lo que ha supuesto la animación pixariana a lo largo dela historia. Hace tiempo que quería comentarlo, pero no me había dado la vida (¿por qué tendrá, el día, sólo 24 horas!…)

Me gustó: habla en él del corazón que tiene cada película de Pixar -los largos y los cortometrajes- y de los distintos altibajos que ha ido sufriendo la compañía. Me parece que da en el clavo en ciertos puntos y no en otros.

Quizá me equivoque, pero en el artículo, Juan realiza un análisis de las películas de Pixar según su originalidad y si ésta ha sido bien llevada, a través de sus personajes. A partir de esta premisa, me parece que las cuatro películas con la historia más original de la compañía del flexo son: Monstruos S.A. (2001), Ratatouille (2007), Wall-E (2008) y Up (2009). Las demás, son historias contadas miles de veces, pero de modos tremendamente originales (algunas más que otras, eso sí).

De todas estas películas, la peor -preferiría decir la «menos buena», ya que «peor» implica «malo», y no me lo parece- ha sido, sin duda Cars (2006). A pesar de todo, los personajes no dejan, por ello, de ser muy «humanos». Al final, acaba siendo una historia más de largo recorrido y, en Cars 2 (2011) vemos mucho más desarrollada esta humanidad (a pesar de que tampoco es la mejor de los filmes de Pixar, todo sea dicho; pero supero con creces la primera).

Por otro lado, al contrario de lo que escribe el mismo blogero, Los Increíbles (2004) me parece una historia muy redonda y, de hecho, da una vuelta de tuerca a las historias de súper héroes -que más o menos empezó Shyamalan en El Protegido (2000)- y marcará un cambio radical en este tipo de historias, donde los súper ya no son tan «súper». Fundamentalmente, tienen debilidades psicológicas que los harán mucho más humanos e «imitables». Pero, de esto, hablaré más adelante en Cinefórum 2028.

Finalmente, y para no alargarme, quería fijarme en Up (2009), en mi opinión, una de las mejores de Pixar (por más completas). Una vez, pregunté a una colega qué opinión le merecían las críticas a la película de la casa voladora, por el cambio radical entre los primeros minutos, y la aventura posterior con los perros hablantes, los pájaros con sentimientos… Yo le decía -y lo sigo pensando- que Up es muy humana, precisamente, también, gracias a esa fantasía. Copio aquí lo que me dijo casi literalmente, y que suscribo al 100%.

La pasión que sienten los personajes por realizar hazañas, explorar lo desconocido y vivir experiencias intensas, se entreteje con la predisposición que tienen ante este tipo de vivencia. Así, Russell mira la aventura con la apertura de la inocencia y el resto de los personajes adultos desde las perspectivas del desencanto, de la ambición y de la verdadera madurez, en la que fantasía y realismo se unen, mostrando que la vida es la verdadera aventura y sus valores lo que más importa. Esta última idea es fundamental en el argumento de la película y es reforzada por la relación entre los personajes.

Por otra parte, lamento disentir de aquellos  a los que no les gustó la película por culpa de “un salto incomprensible entre la primera parte y cuando comienzan a salir los demás personajes”. Es una película de aventuras, ¿te imaginas que continuara con la triste realidad que está intentando aplastar a Carl? La sola idea de  ir a ver una historia en la que un hombre hace que su casa vuele, gracias a globos de Helio, ya es los suficientemente fantástica como para esperar cualquier cosa. Pero no me voy a desviar del tema y me ceñiré al texto fílmico.

Si se divide la película entre los primeros 15 ó 20 minutos, en los que se nos narra cómo Carl es el único sobreviviente de una vida que se ha esfumado: esposa, barrio, juventud, etc. Y otra parte, en las que se marcha con su casa, conoce a Russell, a Kevin, a Dug, al resto de los perros y Muntz, creo que no hay un salto incomprensible.  La aparición de estos personajes y las acciones que desarrollan no son incoherentes con ninguna de sus partes. Es más, muestran a la perfección el quid de la historia. Creo que en ese sentido Up es redonda.

La fuerza de la historia está en los personajes y sus motivaciones perfectamente “dibujadas” en esa primera parte. Por eso, es posible que sea tan emocionalmente intensa, tan humana, que al dar paso a una fantasía ambientada en un sitio tan inhóspito y con unos perros que hablan, pueda desconcertar al espectador más realista, pero si se piensa bien, todos los eventos que siguen a esa primera parte abundan en el tema de la película y están estrechamente unidos a la primera parte.

Los personajes humanos de la historia se presentan en su primer acto y si me apuras, antes de que éste termine. Incluso el hecho de que los perros hablen no representa un despropósito, porque es compatible con la narración. Muntz es un hombre que se ha consumido en restituir su fama a cualquier precio. En medio de su soledad, no es extraño que haya inventado un cacharro para que los perros hablen. ¿Quién si no le iba a decir algo en la punta de un Tepuy?

Asimismo, Kevin es un acompañante perfecto, especialmente, para la mirada sin prejuicios de Russell. Es exótico y la causa de la pérdida de fama de Muntz. Apunta también en los valores familiares y la apertura a lo desconocido. ¿La localización? Pues es un estupendo lugar para la aventura y existe realmente. El sur de Venezuela, por cierto, mi país, ha inspirado grandes aventuras literarias y cinematográficas, siendo un destino todavía inaccesible, pese al turismo que se acerca hasta allí. En fin, aún está por descubrir.

Entonces, es verdad: las películas de Pixar tienen un gran corazón, porque están cargadas de sentimiento. Pero hay mucho más: tienen un alma que les da vida real (ánima)Brave no me parece una mala película porque tiene, también, mucha alma y corazón (y no creo que por parecerse más a Disney, tenga que ser un punto negativo; y, al fin y al cabo, ¿no son los mismo que están detrás).

Un corazón puede latir; pero sin alma, no hace nada (a menudo eso ocurre a muchas películas de la competencia: tienen mucha gracia -corazón-, pero les falta el alma). Wall-E me parece una película con mucho corazón y alma. Cars, posiblemente le falta ese último toque.

1 Comentario
  • Pingback:Coco: obra mestra a tot color
    Publicado a las 09:46h, 29 mayo Responder

    […] és, doncs, una pel·lícula fantàsticament real. Amb ànima. Com, gràcies a Déu, ens tenen acostumats els de Pixar. Espero que ens permetin dir el mateix les […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.