“¡Oh, bienvenidos, pasad, pasad!”. Lo cantaba Jaume Sisa a los diferentes personajes que iban entrando en su casa para tener una fiesta: de la tele, de los cómics, de los cuentos de los hermanos Grimm...